Muchos todavía no entienden la decisión de venirme a Escocia. Creen que ha sido una locura  dejar un trabajo, por malo que fuera y emprender una aventura como esta, con casi cuarenta años y con muy poco, por no decir nada, seguro aquí. Pues a pesar de lo que piensa alguna política española que afirma alegremente que los españoles nos movemos por el “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” o de la opinión del ministro Dastis que asegura que emigramos por amplitud de miras. Lo cierto es que lo malo conocido era tan malo que por la amplitud de miras que tuviera, emigré por necesidad.

No sé cuántas veces me he preguntado este último año “¿qué estoy haciendo?”, “¿Me estaré equivocando?”.  A pesar de lo que piense el ministro, es muy duro dejar tu casa, a tu familia, a tus amigos, dejar tu trabajo, tu ciudad, y no hay espíritu aventurero ni amplitud de miras que te te haga esto fácil. Es difícil, he tenido miedo, de todo: de que me fuera mal, de no integrarme aquí, de que me pase algo estando sola,….de todo. Y muchas veces estoy triste, porque echo mucho de menos a mi familia y a mis amigos, y porque en un par de meses nacerá mi sobrino y no solo no voy a estar allí cuando nazca, sino que tendrán que pasar años hasta que sepa quien soy me reconozca. Así que me molesta mucho y me indigna que los que han creado esta situación pasen por el tema de la emigración por encima, como si no fuera importante o como si en cierto modo no fuera un drama.

Entonces ¿por qué venirme? Porque todavía me queda un poquito de dignidad y quería darme una última oportunidad de seguir viviendo de mi trabajo como profesora de español, porque yo trabajo en esto por vocación y he invertido mucho tiempo y esfuerzo en formarme, y en en España se me estaba poniendo complicado seguir.

A pesar de todo, he tenido mucha suerte aquí. He encontrado trabajos, no me da para vivir con holgura pero al menos las perspectivas son infinitamente mejores que en España. También me he integrado muy bien. Posiblemente ha tenido mucho que ver el hecho de que ya pasara un año aquí hace tiempo y que estuviera enamorada de la ciudad, venía sobre seguro. También conocía a gente aquí así que no me siento demasiado aislada. He pasado momentos malos, pero en general no me quejo. También me gusta el tiempo y no me molesta demasiado que llueva mucho. Estoy contenta y sigo con ilusión y me parece, a día de hoy, que tomé la decisión correcta.

Este blog nace con la intención de que mi familia y amigos estén más o menos al día de lo que ando haciendo por aquí, pero también, espero que sirva de ayuda a otras personas que estén viviendo la misma situación, personas que se lo estén pensando, o a aquellos que estén planeando venirse a pasar una vacaciones. Espero que os guste.

Anuncios